IMG_2021.JPG
IMG_2019.JPG

Adam Rapa es un músico, compositor, productor y educador dinámico, conocido ampliamente por su maestría, versatilidad y emoción que trae a los escenarios, estudios y aulas alrededor del mundo.

Dazzling Light
 
"Adam Rapa toca con una intensidad que electrifica a la audiencia."
Philadelphia Courier-Post
 
"...Un solista de trompeta provocativo..."
Miami Herald
 
"...una muestra brillante de destreza instrumental…"
Dallas News
 
"The featured trumpeter blows at about
212 degrees!"  
Green Bay Press-Gazette
 
"...un músico que podría humillar a sopladores de trompetas más famosos..."
Tampa Tribune
 
"Adam Rapa es un mago del Jazz… con lo que parece ser una habilidad inexhaustible de trepar hasta la más alta estratósfera musical."
LA Times
 
"...talento increíble...solos exquisitos…"
London Theatre Guide Review
 
"Los fuegos artificiales de registro agudo de Rapa son como un nirvana metáilco." 
Sacramento Bee
 
"...divertido y sexy… el trompetista Adam Rapa trabaja el escenario…"
San Antonio Express-News
 
"...explosiones de virtuosidad…"
Providence Phoenix
 
"...una habilidad sensacional e impresionante demostrada, que justifica los silbidos, gritos y chillidos por parte de muchos en la audiencia."
San Diego Union Tribune
 
"...Nunca he escuchado un mejor solo de trompeta." 
Atlanta Journal

Las páginas de biografía suelen ser bastante aburridas, o al menos llenas de demasiada formalidad como para ser interesantes.

Trataré de no cometer ese error. Entre la propaganda duradera de mi Curriculum Vitae, he escrito notas autobiográficas mucho más personales. Si te gustaría saber más sobre quién soy, y de donde vengo, sigue leyendo.

Rapa nació y fue criado en Boston, Massachusetts. Comenzó a estudiar trompeta a los 11 años, tocando profesionalmente a la edad de 13; y tocando lead en muchas de las big bands de Berklee College of Music a la edad de 16.

 

 

A la edad de 18, con una carrera independiente ya próspera, había aparecido en muchos festivales de Jazz en todo Estados Unidos y en cada club importante de Jazz en Boston.

“¿Cómo carajos logré eso?” te preguntarás…

Las influencias más grandes, y catalizadoras de mi éxito temprano fueron:

1.  Mi mamá, Sandra. Ella fue INCREÍBLEMENTE alentadora, y era muy musical ella misma. Me cantaba desde que estaba en su panza, y cantaba conmigo todos los días después de eso. Ella tenía un gran gusto musical, y me dio una increíble educación musical mucho antes de comenzar a tocar la trompeta. Incluso cuando ella estaba sufriendo de graves problemas de salud, me llevó a cada ensayo y cada gig por muchos años, hasta que pude conducir solo. Ella fue mi primera colaboradora musical. Nadie es un santo, pero en respecto a esto, ella ciertamente fue lo más cercano a uno.   

 

2.  Scott Aruda, mi primer (y formalmente único) maestro de trompeta, quién me dió un comienzo ideal desde la edad de los 12 hasta los 15. Todo lo que tenía que hacer era tomar la pelota y correr con ella. Scott era un monstruo tocando, increíble en lead y comercial; podía hacer grandes solos, y también tocar música clásica. Solo era unos diez años más grande que yo, lo cual hace más impresionante que me haya dado tantas claves del éxito en sus veinti-cortos. Fue un ejemplo a seguir ideal para mí al comienzo.

3.  East Coast Jazz Drum & Bugle Corps, con quienes marché por siete años, desde los 14 hasta los 20 años. Aquí tuve la oportunidad de desarrollar mi cuerpo y mente para sobrellevar las condiciones más difíciles, desarrollar mi sonido tocando incontables horas afuera (¡lo cual es tremendamente importante!), aprender a ser parte de un equipo, mientras también tomando el foco de atención como solista. Allí es donde aprendí el verdadero significado de “trabajar duro, tocar duro”.... También, nuestro instructor de metales, Joe Mulligan, me enseñó mucho acerca de comprometerse profundamente como un educador.  

4.  Phil Wilson, de Berklee College of Music, que me tomó bajo su ala y me llevó a Berklee a tocar lead en su legendaria “Rainbow Band” mientras todavía estaba en primer año de la secundaria. Eso me abrió tantas puertas. Phil me desafió a ser un especialista en todos los sub-estilos de lead, lo cual me transformó en un músico de lead mucho más maduro. También coincidió que era el mejor amigo de Bill Chase, desde sus días en la banda de Woody Herman, y las historias que compartieron conmigo fueron invaluables. Agradezco a  Phil por haber compartido conmigo tanto conocimiento de la vieja escuela y el entusiasmo por el lenguaje de la big band.

 

5.  Kendrick Oliver & the New Life Jazz Orchestra.  Muchas de nuestras experiencias tempranas tocando con músicos súper-pesados vinieron de mi tiempo con esta banda, la cual era básicamente la estrella de Berklee en ese momento (1995-‘99) y solían tocar con invitados especiales muy famosos. Me ahorraré los nombres. Nuestro compromiso profundo a llegar una energía trascendental en la música, me cambió la vida. ¡Aquí es donde aprendí cuanto el Swing puede ser medicina!

Del 2001 al 2007, Rapa protagonizó en el show de Broadway ganador de premios Tony y Emmy, “Blast!”, y varias otras producciones de la misma compañía, actuando en más de 2000 shows en América del Norte, Japón y el Reino Unido. Desde ese entonces, ha compuesto y co-producido varias producciones teatrales para metales en Japón.

Es difícil resumir todo lo que 7 años en “Blast!” significaron para mí. Por un lado, nos convertimos en una familia; esas amistades que superan la prueba del tiempo. Una de las cosas que aprecio más de aquellos días fue la cantidad de sesiones de práctica en grupo, lo cual nos hizo a todos muchos mejores músicos. Otro aspecto importante: ¡sesiones de escucha en grupo! Usualmente nos reuniríamos en la habitación de hotel de alguno de nosotros y compartiríamos nuestra música favorita a través de una “escucha activa” seguida de una discusión crítica; comerciando con la moneda del buen gusto, y expandiendo nuestros horizontes musicales enormemente.

Teníamos un montón de clases de actuación que realmente nos abrieron y nos enseñaron a exteriorizar nuestros sentimientos a través de nuestros ojos y conectar con la audiencia mientras tocábamos. Esa ciertamente es una gran razón por la cual pudimos vivir la vida de ESTRELLAS DE ROCK. Fue surreal ver mi cara en autobuses y carteleras, en revistas, y tener miles de personas gritando descontroladamente ante tu presencia. No me molestó para nada. :-)  Una gran parte de sus reacciones venía de nuestra habilidad de conectarnos de manera significativa sin usar palabras.

 

 

Tal vez lo más importante con respecto a mi desarrollo como trompetista, fue esto: tocamos exactamente el mismo show cientas y cientas y cientas y cientas de veces. Por un lado, a veces se sentía insoportablemente monótono, PERO-- nos dió una base de consistencia absoluta lo cual me dio la chance de experimentar con cada aspecto de mi rutina diaria fuera del escenario, y medir su eficacia. Probé con tantos tipos de práctica diferentes, planes dietarios, rutinas de yoga y ejercicio-- tantas variables-- en contraste con una performance inamovible, y una demanda constante de excelencia en un programa 100% consistente. ¡Yupi, ciencia!

 

Esto me dio un entendimiento muy profundo de cómo sacarle todo el jugo a mi cuerpo y mente, y me hizo un experto en resolver todo tipo de problemas que te puedas imaginar, para mi mismo y para otros. A veces pasaba semanas enteras sin errarle a una sola nota, con un repertorio extremadamente desafiante, todo mientras marchaba, bailaba, y hacía otras locuras físicas. Si los drum corps me convirtieron en un hombre, entonces “Blast!” me convirtió en un cyborg.

También viví muchas heridas serias en mis labios debido a… los llamaremos “accidentes de tráfico sobre el escenario”. Lo mismo le sucedió a algunos colegas. Eso me dio la oportunidad de esquematizar el proceso de recuperación una y otra vez, y aprender las mejores prácticas para recuperarme de algunas situaciones bastante alarmantes.

 

Siempre íbamos de tour con un terapeuta físico, y tener a alguien con tantos conocimientos para consultarle en cualquier momento sobre cualquier tema relacionado con un dolor, inflamación, tensión, etc. y como pueden ser resueltos y evitados a través de una técnica apropiada, o elongamientos específicos o tipos de tratamiento, fue una educación invaluable. Tomando todo en cuenta, “Blast!” fue un ambiente perfecto para mi crecimiento personal y para aprender más sobre cómo ayudar a otros.

Su primer álbum solista, “Life on the Road” recibió aplausos por parte de la crítica, por su vasta diversidad musical, virtuosidad y alma.

 

Y su segundo álbum, “Rebelión” (con Zoltan Kiss, de Mnozil Brass) le dió al mundo de los metales una fusión única y sin paralelos de sensibilidades del Clásico, Jazz y Tango.

Esos dos primeros álbumes fueron ambos hitos en mi desarrollo, y tan increíblemente diferentes en su naturaleza.


“Life On The Road” fue mi primera vez produciendo un álbum, aprendiendo a usar una consola ProTools, y grabando mis propias composiciones y arreglos. Tenía 25 en aquel entonces. Estar al frente de un proyecto en un estudio de grabación con amigos increíblemente talentosos fue una de las actividades más emocionantes de mi vida, y fue la primera vez que me di cuenta de estar muy interesado en producir, y lo haría una y otra vez.

La sesión de estudio sucedió mientras estaba en un pequeño descanso de “Blast!”. Me dieron un gran descuento del precio por hora del estudio, porque yo manejaba la consola y el dueño/ingeniero no necesitaba estar presente. Eso lo hizo accesible, pero también significó que no pude grabarme con la sección rítmica. En lugar de eso, grabé mis solos en varios camerinos en Japón (mientras estaba de gira con “Blast!”) usando una ProTools MBox de primera generación-- a excepción del solo de “Ode to Joy”, el cual grabé en el comedor de mi mamá. Para dar contexto, esto fue muy temprano en términos de mis grabaciones caseras.

Seguro, el álbum deja mucho que desear, pero crecí mucho, encontré  muchos nuevos aspectos de mi voz, innové algunas maneras únicas de usar procesadores de efectos (¡mira “A Freaky Night In Tunisia” & “Dissent"!) y terminé con al menos algo de material que sobrevive la prueba del tiempo (como “Poopy Pants Blues”). Me dió mucho más “crédito de calle”, y vendí miles de copias en Japón. Definitivamente fue una victoria.

Rebelión fue un tipo muy diferente de proyecto. No hubo multi-tracking, solo un trío, completamente orgánico, tocando música en vivo que es tan potente emocionalmente que requirió que todos nosotros fuésemos un poco más profundo como artistas. Tuvimos discusiones detalladas sobre historias metafóricas para muchas secciones, para unificar y amplificar nuestras intenciones, y pasamos un día entero trabajando en una sola de las piezas, esculpiendo cada pequeño detalle hasta que estábamos completamente satisfechos. Recuerdo cómo escuchar los resultados por primera vez se sintió como una experiencia casi extracorporal. Fue como mirar al espejo y ver una versión de mi mismo mucho más vieja y madura. Eso creó un nuevo estándar para todo lo que he hecho desde entonces.  

Nunca escuché un programa similar a este para una trompeta (o trombón)-- uno tan demandante técnicamente, estilísticamente, y emocionalmente al mismo tiempo. Y fue aún más difícil de lograr con esa enorme Monette de cuatro válvulas con esa forma de campana de Flumpet, la cual sonaba increíble una vez que tuve toda mi coordinación completamente refinada, pero ciertamente no me estaba haciendo ningún favor. Dentro de todo, aunque he desarrollado mi voz y mi técnica aún más desde aquel momento, todavía puedo volver a este álbum y escucharlo todo sin avergonzarme ni una sola vez-- lo cual dice mucho viniendo de un perfeccionista tortuoso, y considerando lo locos que eran los desafíos. Estoy profundamente orgulloso de nuestro trabajo.

En su álbum más reciente, “Live in Argentina” Rapa explora el lado más íntimo del Jazz Latino en un programa abundante en poesía y vulnerabilidad emocional, donde una maestría fenomenal está basada en tranquilidad y romance.

¿Notas como casualmente nos hemos saltado unos ocho años?... Bueno, fueron unos años algo duros. Entre las grabaciones de “Rebelión” y “Live in Argentina” viví en cinco ciudades diferentes, en cinco países diferentes; me casé; me divorcié; tuve muy poco dinero la mayor parte del tiempo, lo cual descartó cualquier sesión grande y costosa de grabación; y estaba teniendo muchas dificultades, tanto musicales como personales.

 

Gran parte del tiempo me sentía tremendamente insatisfecho con como tocaba, lo cual ahora entiendo tenía todo que ver con esa enorme trompeta. Tiré a la basura casi todas las grabaciones que tenía de actuaciones en vivo. La sobreabundancia de clases online que estaba enseñando era muy desgastante. Me sentía en gran parte aislado y distante de aquellas personas con las que hubiese preferido estar haciendo música. Hubo varios períodos largos de tiempo donde estaba componiendo y arreglando mucha música nueva; una vez en Japón durante gran parte de un año, y otros donde creé varias horas de material para big band o ensambles grandes de metales; nada llevó a tener grandes grabaciones para demostrar todo el esfuerzo. Historias para otro día…

En lugar de eso, escuché una pequeña parte de esas piezas ser interpretadas una y otra vez por bandas de estudiantes y comunitarias que ni se acercaban a capturar la esencia de la música, y no me sentía cómodo publicando nada de eso. (No que eso los detuvo de publicar contenido de chantaje en todo YouTube.) Y eso lo resume bastante.

 

Demasiada información, ¿crees? Bueno, si tuviese un dólar por cada vez que alguien me ha preguntado porqué no tengo más discos, podría pagar por una sesión de grabación para una orquesta entera. Todo lo que puedo decir es, que por algún motivo u otro, simplemente no funcionó, una y otra vez. Incluso ahora, hay muy pocas grabaciones (siquiera) de mis trabajos favoritos. Gracias al Corno Festival en Polonia o a Eikanger-Bjørsvik Brass Band en Noruega, al menos he obtenido un buen video para algunas de las piezas. Pero incluso esas están bastante lejos de estar desarrolladas por completo, ya que estábamos bajo las limitaciones de tiempo usuales, y no teníamos los medios como para hacer una grabación verdaderamente buena. 

 

Pero una cosa es segura: He continuado con el desarrollo de mi voz musical, de cualquier manera. Y tengo muchos bocetos de composiciones casi terminadas que están a la espera; programas de todas las formas y tamaños, solo esperando las circunstancias correctas para darles vida. 

Ah, cierto, “Live in Argentina”!

Hey, querías saber sobre mí. Ten cuidado con lo que pides.

Bueno, comenzaron mis viajes a Argentina, comenzando en el 2016. Tocar con Horacio Burgos y su banda se sintió verdaderamente fácil; realmente natural. Nuestro primer concierto salió tan bien, que pagué para que la segunda fuese grabada, lo cual se convirtió en el álbum. 

El concierto pasó durante un momento muy interesante en mi vida. Estaba recientemente enamorado, lo cual me dió una sensación de paz y calma que no había sentido por un tiempo. Eso suena muy aparente desde la primera canción. Angélica estaba sentada en la primera fila, en el centro, lo cual me dió la inusual oportunidad de tocar el sentimiento “Te amo” mientras la miraba a los ojos.

 

Pero el programa también trata programas melancólicos, lo cual me llevó a procesar en tiempo real algo del dolor que había experimentado en un pasado no muy distante, y encontrar mi camino hacia un lugar de más aceptación y paz. Para “Meditación para Liberarte”, estoy seguro que nunca he tocado tan pocas notas en una canción antes, y sin embargo me es difícil encontrar muchos ejemplos donde he dicho tanto en cada nota.

Aunque tocar la trompeta se ha sentido, consistentemente, mucho más fácil desde que empecé a tocar con un equipo mejor diseñado, mi mente crítica ha tenido muchas dudas con las cosas que he tocado en este concierto, grandes y pequeñas. (Parte del proceso...) Pero lo que éste álbum hace excesivamente bien es ofrecerte una clara ventana a cómo me sentía esa noche, en un estado completamente vulnerable, sin ninguna composición grande detrás de la cual esconderme. Podría bien haber estado en el sofá de un terapeuta.

Es una carta de amor. Habla de cerrar una puerta y abrir otra. Es una celebración del placer simple de la vida de compartir un espacio íntimo, sintiéndome lo suficientemente seguro como para decir mi verdad. ¡Y cantar! (En Español, ni más ni menos). Por esto amo este álbum. Siempre estará ahí para recordarme, si me fuese a olvidar, de quién soy exactamente. 

Espero que también despierte sentimientos profundos dentro de tí. 

Adam está ansioso por una larga carrera de producir experiencias musicales y teatrales innovativa e inspiradora, y contribuir al bien mayor a través del arte. 

Sip, todavía estoy esperando que florezca gran parte de todo eso. Pero al menos, las cosas han empezado a mejorar recientemente. Pronto estaré de vuelta en Argentina para hacer más música con mis hermanos y hermanas en ALDEA, lo cual es un gran paso siguiente.

Cuando tenga los bolsillos más profundos, será mucho más fácil empezar a hacer depósitos para ese sueño de producir producciones completamente teatrales. Ese es un emprendimiento mucho más costoso que producir que un álbum. En el entretiempo, una oferta en pie: Me muestras $20,000 y te mostraré tu nombre en un álbum nominado a un Grammy como productor ejecutivo.

En lo que respecta a contribuir al bien mayor, al menos puedo encontrar satisfacción en mi trabajo con LOTUS Trumpets, ayudando a trompetistas alrededor del mundo. Y sé que he estado amenazando con esto hace muchos años, pero pronto estaré en una posición para hacer una gran contribución al mundo de la trompeta con una propuesta educativa enorme. Para no embrujar el plan, lo dejaré ahí. 

Bueno, espero que esto te de un poco más de entendimiento sobre los engranajes que se mueven en mi extraña cabeza, y ayude a dar algo de contexto a cualquier pieza mía que te haya sido significativa. ¡Ahora ve y anima a alguien!

Galería Fotográfica

Seattle Vibe - A go-to photo during the Monette years, taken by the magnificent photographer & cinem
Outside of a masterclass in other-worldly Matera, Italy
This was my #1 go-to photo during the Monette years, taken by the magnificent photographer & cinemat
A go-to photo for Classical concerts during the Monette years, taken by the magnificent photographer
Just for some proof that I once had hair, here's a photo taken at a gig with the "Hamasho" wind symp
Some recharging was needed after a very, very long week of recording with ALDEA in Argentina.  These
Good posture is a commitment we must renew in every moment.  It's an exercise in presence.  Turns ou
Felicidad. Yerba mate y música.  Qué mas que necesitas?    Recording in Cordoba, Argentina
Peace

Aquí hay una colección de fotos algo aleatorias de los últimos 15 años: algunos lugares y momentos memorables, y algunas fotos de promoción buenas-aunque-viejas. 

No se me ocurrió ningún otro lugar donde ponerlas.